La orientación vocacional, una intervención necesaria ante la incertidumbre.

La familia del adolescente debe acompañar el proceso de definición de la elección de una carrera u ocupación, y así contribuir al bienestar emocional.

La elección de una carrera como proyecto vocacional es el resultado de un proceso que acompaña la formación de la identidad de cada uno nosotros.   Las experiencias previas de aprendizaje, el conocimiento real de las propuestas de formación y del mundo del trabajo, el autoconocimiento, la motivación personal y la disponibilidad de un ambiente facilitador son algunos factores que posibilitan llegar a una elección de manera autónoma.

Sin embargo, muchos adolescentes finalizan sus estudios secundarios sin poder definir claramente dicha elección. Las dificultades más frecuentes se deben a la falta de información, a la incertidumbre sobre la futura inserción laboral, al temor de afrontar la vida universitaria y emprender el camino a la adultez, y a las dudas respecto a lo vocacional. La crisis adolescente intensifica la ansiedad que genera la elección y la falta de orientación vocacional permanente en las instituciones educativas, no contribuye a transitar ese momento de manera saludable.

La orientación vocacional como intervención psicológica es un proceso que favorece la elaboración de un proyecto vocacional, ya sea una carrera para adquirir una profesión o la elección de un trabajo u oficio, afines a los intereses y potencialidades de quien elige. En dicha intervención el profesional de la orientación vocacional, que puede ser psicólogx o psicopedagogx, lleva a cabo una serie de entrevistas que permiten el conocimiento de sí mismo, el autoconocimiento del consultante, la búsqueda de información y la superación de las barreras que obstaculizan su elección. Se busca que quien acude a la consulta reflexione sobre sus expectativas, aptitudes, intereses y se proyecte a futuro en una ocupación que consolide su autonomía, independencia y bienestar. Como todo proceso, conlleva un tiempo que se ajusta a la singularidad de cada consultante, siendo el orientador un colaborador que motiva y acompaña en esa búsqueda vocacional. Este abordaje profundo, singular y subjetivante va mas allá de la aplicación de un test o de brindar información educativa. Se trata de un proceso que contribuye a que el consultante se conecte con su propio deseo y lo enlace con una profesión u oficio que le permitan insertarse socialmente.

Quienes participan de la vida afectiva y escolar del adolescente deben acompañar el proceso de definición de lo vocacional y así contribuir a su bienestar emocional. La principal estrategia es la escucha comprensiva para que el adolescente no quede en un lugar de objeto frente a las expectativas familiares o como continuador de un proyecto inconcluso de alguno de sus padres. Suelen surgir conflictos entre los intereses familiares y del adolescente respecto a la profesión u ocupación en juego, pero debe primar el respeto a la singularidad del deseo de quien elige. Fomentar el diálogo con profesionales vinculados a los intereses del adolescente, acompañarlos en la búsqueda de información y mostrar disponibilidad para contener durante ese momento de exploración, son acciones que facilitan el camino a la elección.

Las actividades de vinculación institucional entre colegios e institutos de formación superior para acceder a información, la realización de pasantías que conecten con el quehacer en el mundo del trabajo, la visita de profesionales que describan su quehacer, el despliegue de prácticas docentes reflexivas en torno al futuro y la búsqueda de orientadores que puedan ofrecer asesoramiento externo, son alternativas para las instituciones educativas a fin de colaborar ante esta problemática.

La elección vocacional es el resultado de un complejo proceso en el que aspiramos a encontrar nuestro lugar en el mundo. Un espacio que nos permita desplegar lo mejor de nosotros, valernos por sí mismos, consolidar nuestra autonomía e independencia en pos de una vida adulta y que sea la ocupación que sostenga otros proyectos personales. Una elección tan singular no es alcanzada por todos del mismo modo y en el mismo momento, y es posible transitarla de manera saludable cuando se cuenta con un entorno que propicia esa búsqueda y acompaña los múltiples destinos a los que ella conduce.

Invitado: Lic. Marcos Faletti. Psicólogo – M.P. 7188

Docente de la Universidad de Mendoza.


Nota publicada en diario Puntal el sábado 18 de noviembre de 2017.

Informar para la Salud - 05-08-17